Search
Close this search box.

Corriendo la Carrera de la fe

Corriendo la Carrera de la fe

Share the Post:

Related Posts

Join Our Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera


Corriendo la Carrera de la fe

¿Estás listo para correr la carrera de la fe? En Hebreos 12:1 se nos anima a dejar atrás todo lo que nos estorba y el pecado que tanto nos enreda. ¡Es hora de liberarnos de todo peso y correr con perseverancia la carrera que Dios ha puesto delante de nosotros! Quitemos todo lo que nos estorba

En nuestra vida diaria, a menudo acumulamos cosas que nos estorban sin siquiera ser conscientes de ello. Ya sea el peso de preocupaciones innecesarias, relaciones tóxicas o hábitos negativos, estas cargas pueden limitar nuestra capacidad para avanzar con libertad y confianza.

Es fundamental identificar aquello que nos está frenando y tener la valentía de dejarlo atrás. A veces puede resultar difícil deshacernos de ciertas actitudes o comportamientos arraigados en nosotros, pero es necesario si queremos correr la carrera de la fe con ligereza y determinación.

Al liberarnos de lo que nos estorba, abrimos espacio en nuestras vidas para recibir nuevas bendiciones y oportunidades. Es un proceso transformador que requiere introspección, humildad y una firme decisión de seguir adelante sin mirar hacia atrás.

La invitación es clara: despojémonos del lastre que nos impide avanzar hacia nuestro propósito divino. Dejemos ir el miedo, las dudas y las inseguridades para correr con paso firme hacia la meta establecida ante nosotros. ¡Es hora de soltar lo viejo para abrazar lo nuevo!


Quitemos el pecado que nos atrapa

En nuestra carrera de fe, a menudo nos encontramos atrapados por el pecado que nos rodea. Este peso en nuestros hombros puede hacer que tropecemos y desviemos del camino marcado para nosotros. Es crucial reconocer qué es lo que nos está deteniendo y tomar medidas para liberarnos de ello.

El pecado puede manifestarse de muchas maneras en nuestras vidas: ya sea la mentira, la envidia, la lujuria o cualquier otra forma de transgresión. Es importante identificar estas áreas donde estamos fallando y buscar ayuda divina para superarlas. 1 Juan 1:9 nos asegura que si confesamos nuestros pecados, Dios es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad.
Al enfrentar nuestro pecado con valentía y humildad, podemos experimentar una transformación profunda en nuestras vidas. Dios está siempre dispuesto a perdonarnos y ayudarnos a dejar atrás nuestros errores pasados.

Cuando dejamos ir el pecado que nos atrapa, abrimos espacio para recibir las bendiciones y la gracia divina en nuestras vidas. No hay mayor libertad que la liberación del peso del pecado y caminar con ligereza hacia la meta final de nuestra carrera de fe. ¡Corramos sin mirar atrás!


Corramos la carrera

Quitemos todo lo que nos estorba y dejemos atrás el peso del pecado. Corramos la carrera con determinación y valentía, manteniendo nuestros ojos puestos en la meta. Cada paso que damos es un acto de fe, confiando en que Dios nos dará la fuerza para seguir adelante.

En esta carrera de la fe, enfrentaremos obstáculos y desafíos. Sin embargo, no estamos solos. Dios está a nuestro lado, sosteniéndonos y fortaleciéndonos en cada momento. Confiemos en Su poder y gracia para superar cualquier dificultad que se presente en nuestro camino.


Recordemos las palabras de Hebreos 12:1 que nos instan a correr con perseverancia la carrera marcada para nosotros. No miremos hacia atrás ni nos detengamos por el cansancio. Mantengamos nuestra mirada fija en Jesús, nuestro ejemplo perfecto de fidelidad y amor incondicional.

Cada día es una oportunidad para avanzar con pasión y determinación hacia la meta celestial que Dios ha establecido para nosotros. Sigamos adelante con fe, sabiendo que Él nunca nos abandonará en esta emocionante travesía de correr la carrera de la vida cristiana.


Hebreos 12:1-2 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Share the Post:

Related Posts

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera


Corriendo la Carrera de la fe

¿Estás listo para correr la carrera de la fe? En Hebreos 12:1 se nos anima a dejar atrás todo lo que nos estorba y el pecado que tanto nos enreda. ¡Es hora de liberarnos de todo peso y correr con perseverancia la carrera que Dios ha puesto delante de nosotros! Quitemos todo lo que nos estorba

En nuestra vida diaria, a menudo acumulamos cosas que nos estorban sin siquiera ser conscientes de ello. Ya sea el peso de preocupaciones innecesarias, relaciones tóxicas o hábitos negativos, estas cargas pueden limitar nuestra capacidad para avanzar con libertad y confianza.

Es fundamental identificar aquello que nos está frenando y tener la valentía de dejarlo atrás. A veces puede resultar difícil deshacernos de ciertas actitudes o comportamientos arraigados en nosotros, pero es necesario si queremos correr la carrera de la fe con ligereza y determinación.

Al liberarnos de lo que nos estorba, abrimos espacio en nuestras vidas para recibir nuevas bendiciones y oportunidades. Es un proceso transformador que requiere introspección, humildad y una firme decisión de seguir adelante sin mirar hacia atrás.

La invitación es clara: despojémonos del lastre que nos impide avanzar hacia nuestro propósito divino. Dejemos ir el miedo, las dudas y las inseguridades para correr con paso firme hacia la meta establecida ante nosotros. ¡Es hora de soltar lo viejo para abrazar lo nuevo!


Quitemos el pecado que nos atrapa

En nuestra carrera de fe, a menudo nos encontramos atrapados por el pecado que nos rodea. Este peso en nuestros hombros puede hacer que tropecemos y desviemos del camino marcado para nosotros. Es crucial reconocer qué es lo que nos está deteniendo y tomar medidas para liberarnos de ello.

El pecado puede manifestarse de muchas maneras en nuestras vidas: ya sea la mentira, la envidia, la lujuria o cualquier otra forma de transgresión. Es importante identificar estas áreas donde estamos fallando y buscar ayuda divina para superarlas. 1 Juan 1:9 nos asegura que si confesamos nuestros pecados, Dios es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad.
Al enfrentar nuestro pecado con valentía y humildad, podemos experimentar una transformación profunda en nuestras vidas. Dios está siempre dispuesto a perdonarnos y ayudarnos a dejar atrás nuestros errores pasados.

Cuando dejamos ir el pecado que nos atrapa, abrimos espacio para recibir las bendiciones y la gracia divina en nuestras vidas. No hay mayor libertad que la liberación del peso del pecado y caminar con ligereza hacia la meta final de nuestra carrera de fe. ¡Corramos sin mirar atrás!


Corramos la carrera

Quitemos todo lo que nos estorba y dejemos atrás el peso del pecado. Corramos la carrera con determinación y valentía, manteniendo nuestros ojos puestos en la meta. Cada paso que damos es un acto de fe, confiando en que Dios nos dará la fuerza para seguir adelante.

En esta carrera de la fe, enfrentaremos obstáculos y desafíos. Sin embargo, no estamos solos. Dios está a nuestro lado, sosteniéndonos y fortaleciéndonos en cada momento. Confiemos en Su poder y gracia para superar cualquier dificultad que se presente en nuestro camino.


Recordemos las palabras de Hebreos 12:1 que nos instan a correr con perseverancia la carrera marcada para nosotros. No miremos hacia atrás ni nos detengamos por el cansancio. Mantengamos nuestra mirada fija en Jesús, nuestro ejemplo perfecto de fidelidad y amor incondicional.

Cada día es una oportunidad para avanzar con pasión y determinación hacia la meta celestial que Dios ha establecido para nosotros. Sigamos adelante con fe, sabiendo que Él nunca nos abandonará en esta emocionante travesía de correr la carrera de la vida cristiana.


Hebreos 12:1-2 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.